Acabáis de entrar en Villa Vampiro, un lugar oscuro y peligroso, donde podréis descargaros películas y series vampíricas.

Dejáros sumergir en este mundo sangriento, dónde hayaréis una gran variedad de imágenes de estos seres tan intrigantes, que no os dejarán indiferentes.

Deleitáros también con los espectaculares relatos basados principalmente en estos seres, que aquí encontraréis. No podéis perder la oportunidad de hincarles el diente a estas historias que os producirá un sublime escalofrío.

Llevad cuidado en estas tierras malditas y evitar caminar por aqui cuando la noche haya caido y un manto oscuro cubra el cielo, por que os podréis encontrar con un abanico de blogs vampíricos que os pueden engatusar.

En definitiva, os aviso que, una vez que entréis en este blog nacido de las tinieblas donde la sangre es un rico manjar, acabaréis enganchados al mismo y todos los días sentiréis la necesidad de venir nuevamente por estos lares para dejaros seducir por l@s vampir@s que aquí habitan... ¿Te atreverás a conocerl@s?, si es así, adelante... "Villa Vampiro" os invita a que profanéis sus tierras... ¡Sean Bienvenidos!

P.D: Queridos Colmilleros, si conocéis de algún otro blog vampirico, alguna otra película o serie que no aparezca en VILLA VAMPIRO, o cualquier otra cosa relacionado con estos seres y que creáis que debería aparecer aquí, hacer el favor de decírmelo. Gracias

Mis Seguidores Colmilleros

miércoles, 26 de enero de 2011

LISTA DE RELATOS PARA EL CONCURSO

Estos son los relatos que han participado en el concurso + de 50 seguidores en "Villa Vampiro":

1-"SOY UN ARMA" 3 ptos.

2-"EL LÍMITE DEL DOLOR" 3 ptos.

3-"2ª OPORTUNIDADES"

4-"SED"

5-"VIDA Y MUERTE DE DALLANE"

6-"DAVID Y SOPHIE" (el relato venía sin nombre y yo puse este para identificarlo) 1 pto.

7-"EL BUEN INVITADO"

8-"UNA" 7 ptos.

9-"SENTIMIENTOS MORTALES" 1 pto.

10-"LUNA SANGRIENTA" 5 ptos.

11-"INTERROGATORIO"

12-"LUNA DE OTOÑO"

13-"NOCHE ETERNA"

14-"SAGA: MATA VAMPIROS" 3 ptos.

15-"NOCHE DE CAZA" 1 pto.

EL GANADOR ES "Narrador" CON SU RELATO "UNA", FELICIDADES!!! (aparece en rojo).

Y EN SEGUNDO LUGAR TENEMOS A "Rina_ Sunshine" CON SU RELATO "LUNA SANGRIENTA", ENHORABUENA!!! (aparece en naranja).     


Narrador          http://aleertoca.blogspot.com/


RELATO GANADOR: UNA (7 ptos.)


- Nunca des de beber tu sangre a un humano; es de mal gusto – puntualizo despistada, atusándome un rizo del cabello y recolocándome las siliconas-.

Una fue criada cuál criatura exótica y extraña, rodeada de oropel y decadencia. Protegida y mimada en exceso; cómo si me fuera a romper en mil pedazos al comprender que el mundo es cruel y violento – digo de mí misma en tercera persona, mientras resoplo con estilo-.

Creo que mis padres nunca quisieron cuidar de su hija, así que se limitaron a delegarlo en los criados… Mi biógrafo asiente, servicialmente. Procede a anotarlo todo en su minúscula libretita.

Aguardo. Me aburro. ¡Lentorro!. Me miro las uñas: perfectas.

A Una le gusta ir cuca hasta cuando está a punto de darle muerte al chulazo que tiene por Cazador. Lo busco entre la mesas y lo repaso con lascivia, tan descaradamente que apelo a su masculinidad. Creó que acaba de ver a la mujer que esconde el monstruo, ¡al fin!. Se ruboriza y excita a la par, mientras se revuelve incómodo en el pequeño sofá de cuero, asiendo su copa cómo si fuera un escudo. Me rio coquetamente y dejo que mi hechizo haga efecto. Él prevé mis intenciones y se endereza toscamente, recuperando toda su hombría de forma admirable. ¡Oh, pero qué buen Cazador es, sin duda! ¡Que bien educado! ¡Que control mental!.¡Qué culo!.

Me encapricho con saborear su sangre. El berrinche podría llegar a ser mucho peor que cuando me empeciné con ser una estrella mediática. Y eso que he de confesar que la fama y el glamour lo son todo para mí. Me encanta que me adulen, adoren y deseen; y a veces hasta dejo que mueran para saciar mi apetito. Me vuelvo a carcajear con deleite, divertida ante mis ocurrencias.

El cristal de la copa de champán tiembla sutilmente; a punto está de quebrarse. Sí algún perro hubiera estado presente en el hall del restaurant, seguramente le habría reventado los tímpanos. Sutil pero letal, así es mi risa; así soy yo.

Mi escote está a punto de ceder bajo la presión de mis tetas vampíricas, y yo estoy tan embelesada admirando a ese guapísimo Cazador vestido como un magnífico Representante de la Ley que ya no sé si dejarlo o recogerlo; el escote, digo.

Oye, vale que soy una vampiresa con más de doscientos años de edad –muy bien llevados, por cierto- pero sigo siendo mujer, así que no sé porqué todo el mundo se extraña cuando digo que me encantan los uniformes de finales de siglo. Eso, y la laca, son mi perdición. Anótalo; que no se te olvide.

De pronto, caigo en la cuenta de que debo atender a mis obligaciones de famosa, y que no estoy sola. Con un gesto que delata sorpresa y pretende transmitir interés y atención, salgo de mi ensueño y miro a mi acompañante. El pobre calvo que tengo por escritor ha estado parloteando tontamente durante todo ese tiempo, revisando sus notas y sugiriendo formas de embellecer el texto. Cuidado, Calvo, no te metas con mi estilo, o te reventaré la vena cava de un mordisco y morirás desangrado antes de que lleguen los servicios médicos. ¡Hummm!.

Escribas a mí. ¡ja! Pero, ¡Oh, sorpresa!. Con la tontería de planear la muerte de mi mejor empleado se me ha olvidado prestar atención al cazador, ¡y ya se está acercando a la mesa! ¡Rápido, recupera tu halo de seducción, Una! Destila tus mejores galas. Ya sabes: Dignidad. Feminidad. Morritos. Pestañeo.

- Señorita, es usted fantástica. Si me permite el atrevimiento, – me dice acercándose, inclinándose levemente; dejándome ver parte de su torso tonificado y la cruz de oro que adorna su cuello – me gustaría que me firmara un autógrafo.

- Yo te firmo lo que tu quieras, encanto – le suelto, presa de una excitación más típica de una colegiala que de una asesina sanguinaria, y le garabateo un número de teléfono – Me encanta cuidar bien de mis fans.

Le miro. Me mira. Noto un bulto en su pantalón y sé que es una estaca de madera. Saco mis mejores armas: las gemelas que adornan mi pecho. Las agitó cómo campanillas; sutil encanto de serpiente cascabel. El macho queda hipnotizado, irremediablemente. ¡Hombres!. Pueden olvidarse hasta de que he masacrado a toda su familia con tal de conseguir un poco de placer físico. Aunque, bien pensado, ¿no es lo que Una hace cuando sale de caza?.

Me levanto, sacando pecho y me marcho sin despedirme. Los dos caballeros parecen perplejos ante el repentino cambio de planes. Me retiro el cabello y recupero mi minúsculo móvil del bolsito de diseño.

El Cazador se vuelve hacia mí y me lanza una mirada de cachorro abandonado. ¡Oh, pobre criatura!.

- Nunca bebas sangre en público; es de mal gusto – me recuerdo a mí misma.

Es tu día de suerte, Cazador. No esperes que mañana sea mejor.

LOS VOTOS:

Mondina dijo...
Supongo que dejar constancia a través de este comentario de que he votado por mi relato preferido, ahora y aquí, será válido. A mi me ha seducido el relato titulado “UNA”. Voto por él por ser el más simpático, el más atrevido, descarado, original… El relato nos presenta a una vampiresa con 200 años a cuestas, pero sigue siendo aduladora, seductora, presumida… incluso se atreve a escribir su biografía, por encargo y aburrimiento. El autor describe con gusto, habilidad y detalle, la personalidad del personaje protagonista con originalidad, orden y estilo. Además, se descubre un fondo con gran sentido del humor y el relato se lee con ganas hasta su final. Mi voto es para “UNA”

Nenina dijo...
listo!!! ya se :D me decidí por el relato que mas me hizo sonreír. fue muy difícil ya que tengo mis "preferidos" y por mi que ganaran todos ellos :P pero sip. después de volver a leer, me quedo con esta historia original: "Una" que mujer!! perdón Vampira!! ajajaja saludos bella:D Nenina

Marteta dijo...
Hola dulce! Muy buen concurso, felicidades por como lo has llevado! Pues he repasado los relatos, y si se me permite votar, voto por UNA! Me gusta el estilo con que está escrito, la simpatia y la gracia de los personajes (aunque me quede con ganas de mas ¬¬) Bueno, pues ese es mi voto. Suerte a todos Besos

rina_ sunshine dijo...
Yo voto por "una", es muy divertido y original. Mis saludos para la chica que lo escribió hahaha Y coincido con los comentarios que más arriba ha puesto narrador, deberías ser tú la jueza en esto y ver a quién le das el premio. Parte del criterio que, a mi juicio, debería la gente mirar, es la forma de escribir, sin faltas de ortografía, etc. Y la opinión popular debe contar también, sin duda. Saludos y gracias a vampiresa por votarme ^^

jorge robles martin dijo...
buenas me gustaria votar al relato llamado una si es posible salduos!!!
Jeparla dijo...
Muy buenas. Yo voto por Una. Saludos y suerte
jhos dijo...
Voto por el relato UNA

*****************************************************************************


Rina_Sunshine         http://jirou-kuroi.blogspot.com/



EN 2º LUGAR: Luna Sangrienta (5 ptos.)


 -¿Hay algo más triste que un juguete sobre una tumba?- pensó J, ¿esa era su voz? tal vez. Esa pregunta él la había leído en alguna parte, rebuscó en su mente; más no por mucho tiempo, el sonido de los pasos de Katrina se hacía cada vez más cercano.
 Se sentó en la tumba de al lado y tomó el trencito de juguete en sus frías manos. En ese instante, escuchó a su amiga tararear una canción de cuna, que no pudo reconocer.

-La Caza de La Luna tuvo éxito- dijo feliz. El ya no la escuchaba.

Eran inicios del siglo XVIII, aún seguía siendo un novato. A pesar que había matado a muchos licántropos, era considerado uno del Escuadrón Preparatorio. Nunca las ligas mayores. Recuerda haber descargado su frustración contra la pared de su alcoba subterránea. Unos pasos le avisaron de la presencia de Crush, el líder del Escuadrón Némesis.

-Sigue así J- dijo mostrándole una sonrisa amplia- Esta noche, será tu última prueba- La emoción de la primera caza real, y no la típica en la que soltaban a un par de licántropos y los dejaban en el campo de batalla, sin siquiera un cuchillo para defenderse, tan solo se podía comparar al día en que te convertían. Esa regla era para todos, pero él la había roto. Como muchas otras, después de esa.

 Katrina había perdido sus facultades, ella sabía que había líneas que no se debían cruzar.

La noche anterior salieron, como de costumbre, a celebrar la victoria que hace mil años habían obtenido contra los licántropos. La sangre humana, que siempre estuvo prohibida, esa noche era permitida, pero no podías convertir a ninguno de ellos, sin excepción.

El había bebido en muchas lunas , la sangre de unos cuantos humanos también. En cada ocasión se sentía más y más fuerte, pero luego; se arrepentía. Todos pensaban que él carecía de la cualidad salvaje que distinguía a un verdadero vampiro, hasta le decían en burla “colmillos de gominola”. Y cómo se habían reído de él cuando, hace años, empezaron a pasar por televisión esa ridícula serie de la chica caza vampiros. Hasta habían dejado su teléfono cuando se hicieron las audiciones para el papel del vampiro principal.

Llevaba mil quinientos años convertido y aún temblaba recordando su transformación. Su amiga, Kat, era una cazadora de élite, y ella sola acostumbraba organizar las cacerías más sangrientas que se recuerden. Todos la seguían como feroces y enfebrecidos discípulos, preguntándose que sería lo siguiente que ella le daría a la comunidad.

Nos fuimos hacia el puerto. Unas cuantas personas deambulaban borrachas y cómo se sabe, los vampiros no consumen sangre con alcohol. Lemon, el rastreador, silbó sonoramente cuando encontró a una familia que viajaba en un coche. Una señora ya adulta, una mujer, un hombre al volante , y dormido en los brazos de su hermana mayor; un niño pequeño, de unos seis o siete años.

-Más allá, vi un bus repleto de personas- dije. Todos se echaron a reír- Son muy pocos para que todos podamos beber cómo se debe

-No vengas con excusas- murmuró Kleo- Todos los años, das los mismos argumentos de defensa hacia los desvalidos, gominola -Katrina ya había saltado enfrente de ellos y derribado el vehículo en cuestión de segundos. Llegó una pequeña multitud a la que Lemon y Crush persiguieron hacia la playa.
  
 Me quedé quieto, mientras ella sacaba al hombre moribundo y hundía sus colmillos en su hombro. La adolescente, llevando a su hermano aún en los brazos, intentó huir y Kat la afirmó con el brazo libre que tenía, haciendo que el pequeño se soltase. Sentí al chico sollozando. El se salvaría. La mujer había muerto. Kleo la sacó del coche, pues debía aprovechar la sangre fresca. Miró a la anciana con desprecio y mal disimulada maldad.

 Luché, mas mi instinto prevaleció. Tomé a la chica y bebí su sangre tibia hasta la saciedad. Temblando, la solté tras beber la última gota. Me senté, intentando sacarme la sangre de las comisuras, en un acto desesperado de redención inmediata.

Katrina se me perdió de vista. Tenía hambre, más de lo usual. Acarició la frente del niño dormido por la conmoción. Le susurró algo y ante mi sorpresa, le mordió. Incluso Kleo la observó por un instante. La aparté. Si lo había mordido sin beber toda su sangre, lo convertiría en uno de los nuestros.

-Ya despertará- anunció feliz ella, sacándome de mi trance. La tierra comenzó a moverse, cómo una triste serenata cantada al vacio.

Tomé el trencito y lo encendí. Me perdí en su sonido, cómo si desease que todo el mal del mundo,-el que hacíamos- , fuese sólo una pesadilla. Vi la nota que habían dejado sobre la tumba del pequeño, sin reparar en que ya había salido de la tierra.

“Aunque vivas en tinieblas, siempre necesitarás la luz”. No podía llorar, pero algo en él comprendió que prefería las gominolas sobre las armas afiladas.

LOS VOTOS:

vampiresa dijo...
Olaaaaa. he pensado mucho cual de todos elegir y al final me he decantado por Luna Sangrienta me ha parecido muy misterioso e intrigante. Saludikos y besikos
narrador dijo...
Bueno, yo voto por LUna Sangrienta tb. Y eso que ahora que se quien lo escribió ¬¬. Pero bueno, es el que mas me gusta y se trata de votar por el contenido, no por el autor/a. ¬¬ Mucha suerte a todo el mundo y, como dice Rina, vigilad las faltas de ortografía y la expresión, que este es un concurso serio y merece respeto. besis.
lylilove dijo...
Mmmm... luego de varias lecturas, me decidí.... Mi favorita es Luna Sangrienta.... Me gustaron todas pero esa alucinó =) Suerte a todos.
nicmat12 dijo...
Bueno, la historia que me gustó más entre todas es la de "luna sangrienta", así que mi voto es por esa historia.
ramonchi dijo...
Luna Sangrienta. Un saludo

***********************************************************************



Rina_Sunshine         http://jirou-kuroi.blogspot.com/




Sentimientos Mortales (1 pto.)


   La gotera del lavamanos se hacia cada vez más intensa. Me paré por veinteava vez intentando hacer que la maldita dejara de gotear.

   —Vamos, no seas necia— le dije apretándola hasta cortar la circulación de mi mano— Maldita, no me ganarás— volví hacia el comedor y busqué la caja de herramientas, en eso estaba, cuando sentí golpes fuertes en la puerta.

   —¿Qué diablos quieres, Mario?— pregunté con ánimo de perros. Miré su brazo. Estaba herido. — Has ido otra vez al bosque, ¿no?— asintió gritando del dolor— Compórtate como un hombre, no chilles.

—Es fácil para ti decirlo— murmuró entre dientes— No te importa luchar. Desde que Ricardo se convirtió no haces...

   —¡No hables de él!— grité, apretando la venda más fuerte de lo que realmente había querido— El está muerto.

   —No lo está, Blanca— saqué el cuchillo y extraje unas astillas— Se ha convertido en un vampiro— me dolió el pecho— Lo hubieras visto hoy en batalla. Cada vez se pone más...

   —¿Y qué quieres que haga?— fui a la chimenea a calentar y esterilizar el atizador que tenía para emergencias.— No puedo matarlo, no tengo voluntad— , gritó más que antes, al sentir el hierro ardiendo en su piel, el olor a piel quemada me dio nauseas — El no me ama… a nadie.

   —Eres un buen soldado, lo sabes— siguió él. Me senté en la silla que estaba a su lado

   —Si tú, que eres su padre no puede, no veo qué pueda hacer yo— afirmé, cansada ya de tantas tonterías— Ahora, vete por donde has venido— abrí la puerta y le hice señas para que se fuera.

   Terminé de reparar la llave aquella. Sentí una explosión más allá. Prendí la televisión y lo vi. Medía medio metro más que cuando era un humano. Y tenía diez veces más agilidad. Resultaba curioso que las mujeres fuésemos las únicas capaces de derrotar a los vampiros.

   De niñas, nos habían dado el antígeno V, aquel que había sido creado hace 85 años para evitarnos la remota posibilidad de ser criaturas de la noche, una precaución necesaria, sobre todo, después que Katrina había mordido a muchas hembras los últimos 3000 años. Nuestras parejas eran elegidas al momento de nacer. Ninguna tontería romántica nos acompañaba en el emparejamiento. Pero no fue así para mi . Tenía que ser la única a la que no le sucediera.

Andrea había podido matar a su marido sin ningún remordimiento. Yo llevaba 55 años postergando lo inevitable.

   Hasta ahora, ningún médico podía afirmar que era lo que hacía que ciertos hombres terminaran convertidos en vampiros. Todo lo que teníamos recopilado en la Guardia Mafedet databa de hace más de 2.500 años. Sólo algunos humanos tenían predisposición genética para convertirse en chupasangres. Conformaban el escuadrón de élite; Némesis. Por eso, tantas personas estaban contaminándose y ese mal era el que nosotras estábamos destinadas a destruir. Katrina; rápida, letal y fría cómo el acero, era la líder del Escuadrón Legendario, uno al que pertenecían todas las hembras que habían sido mordidas antes de la creación del antígeno.

   Ricardo fue el elegido, luego de morir Alex, él comenzó a dirigir Las Cacerías de la Luna. Yo, cómo su fiel compañera, estaba destinada a acabar con su sufrimiento.

   Apagué el televisor, cuatro horas después, lanzando el control remoto a la pared. Ya era de noche. Todo silencio. Ni siquiera la gotera perturbaba mis pensamientos. Me duché largamente y dejé que el agua me limpiara por dentro y por fuera haciendo las veces de las lágrimas que no podía derramar. Salí del baño y mi respiración se volvió pesada, tomé mi arma, con ese instinto que llevaba junto a mí por más de 60 años; como gato salvaje en la selva preparado para el ataque. Estaba acostado, con los ojos cerrados, cómo si no hubiese reparado en mi presencia. Su musculatura era inmensa y hundía la cama con su cuerpo pesado. Tenía una herida en el pecho. Seguramente, provocada por la batalla de La Cacería de La Luna. Tantos años luchando por el deber ser, para terminar así.
    Decían que ninguno de ellos tenía alma, pero él llevaba la mía a cuestas cómo respaldo. No había nada que temer, él no me atacaría. O eso quise creer. Acaricié su pelo gris largo y segundos después, él abrió sus ojos. Una mirada dulce y amarilla. (¿realmente no podía sentir?) Que contradicción todo esto. Por una parte, deseaba que él no me quisiera, porqué así estaría a salvo, pero si él realmente me amaba, moriría.

   —Estoy cansado, Blanca— sonreí con tristeza. Ya no podía esperar. Me acosté sobre su pecho. Ya había comenzado su cuerpo a temblar.— Bésame— susurró.
Si me quería, ¿cómo era posible que el amor matase a ese gigante? Algo extraño salió de mis ojos. Así que eso eran lágrimas. Me incliné despacio y lo besé largamente. Suspiró y me quedé ahí, junto a su cuerpo tibio, hasta que él exhaló, al fin, su último respiro.

EL VOTO:

Felikis dijo...
Tras varias lecturas, he decidido votar por "Sentimientos mortales". Suerte al resto.
  
****************************************************************************


Narrador          http://aleertoca.blogspot.com/




EL BUEN INVITADO


- El siempre oscuro espacio exterior es un curioso destino turístico, si eres un vampiro –murmuré con sorna, mientras inspeccionaba el alijo de inmaculados diarios, con sus correspondientes plumas y tinteros a juego- Te lo digo en serio: no es que no me sienta honrado, es que es raro hasta para tratar de explicarlo.

Mi carcelero me observó con tranquilidad, haciendo gala de su eterna paciencia no humana. Por suerte para mí, había mudado de aspecto, y ahora siempre se presentaba disfrazado de terrícola; emperifollado sólo para satisfacer mi rango y mis costumbres.

- He vivido por más de 300 años y he llegado a ser Rey entre los míos –le expliqué, tratando de entablar un tema de conversación placentero para ambos; pero más para mí.

– He bebido la sangre de éste y de aquél; he estado aquí y allá; y he querido esto, y tenido aquello –le miré de soslayo, él ni parpadeó-. Ante mí se han arrodillado los monarcas más ambiciosos, y no han sido pocos los líderes que han venido pidiéndome consejo. Créeme si te digo que he sido muy importante y envidiado.

Mi carcelero suspiró -mecánica pero dramáticamente-, porque sabía que gustaba de acompañar mis discursos con amagos de infarto ajenos y vítores enfebrecidos; dada la situación, ese pequeño gesto era lo máximo que podía esperar de él.

Sonreí complacido. Agradecí su comprensión; casi más que la vez que me sorprendió con un festín de sangre real servido en copas de oro.

- Odio este ojo de buey –me quejé con amargura, señalando a la ventana circular de la pared metalizada-. Sólo se ven estrellas y más estrellas. Durante siglos, mi gente ha ignorado esas lucecitas parpadeantes y ha seguido con su muerte en vida sin inmutarse; disfrutando de los placeres otorgados a nuestra raza, sin importarle un bledo los bichos que pudiera andar observándonos desde ahí arriba…No te ofendas.

- No me ofendo – convino mi carcelero-. Pero necesitamos que termine su Bitácora antes de desembarcar. Mi Señor nunca antes había mostrado tanto interés por un espécimen; anda loco por ver a “la bestia que razona y que se alimenta de sus congéneres; un demonio que se camufla y se comporta con grandilocuencia, y que ha vivido lo suficiente para sobrevivir a la extinción de su luna y de su sol.”

- Tu Señor tiene suerte de contar conmigo –asentí con petulancia, y me dispuse a redactar una pequeña misiva en forma de saludo-. Créeme que yo también la tengo.

¡Secuestrado por alienígenas en el ocaso de nuestra era! ¡Ja! ¿Quién me lo iba a decir? ¡Yo, un vampiro murciano venido a más que acaba surcando el espacio sideral montado en un platillo volante!. Ver para creer.

Firmé antes de enrollar el pergamino y dejar que mi Carcelero lo recogiera y se lo guardara. Me sorprendí al verle tomar la palabra:

- Nuestras instalaciones son las mejores en las Doce Estrellas, ya lo verá –recitó el alienígena, cómo quién explica el contenido de un folleto publicitario-. Hemos estado criando todo tipo de especies oriundas de su planeta natal para poder ofrecerle un menú variado durante todos los días del año; incluso me atrevería a decir que disponemos de seres humanos suficientes cómo para que pueda seleccionarlos personalmente, degustándolos conforme a su raza y características físicas.

Asentí para mostrar conformidad. Le invité a seguir hablando y explicando.

- Será la estrella del Zoo –chilló con fingido falsete -. Todo el mundo querrá ver al famosísimo Rey Vampiro, venido desde el lejano planeta tierra; todos querrán saber cómo logramos darle caza y cómo fue que aniquilamos a toda su Corte y Cuerpo de Seguridad; cómo luego envenenamos sus reservas de sangre y le perseguimos sin descanso hasta que se rindió sin oponer resistencia; y cómo le robamos la libertad y le condenamos a vivir eternamente en un planeta alienígena salvaje y extraño.

Me miró y torció el gesto: tratando de formar una sonrisa en su cara de pega. Por un momento, vi a la criatura que se escondía bajo esa capa de piel humana y perfecto traje de etiqueta. Me estremecí, sabiéndome impotente y enjaulado.

- Créame si le digo que va a ser genial.


*****************************************************************************


NENINA:      http://lcmiel.blogspot.com/


SOY UN ARMA (3 ptos.)


Un arma sin tirador, sin munición. Soy un... soy y seré siempre la única arma. Pero inservible.

Me alejaron de ellos, tanto como de cualquier otra persona. Me mantuvieron rechazada por ser “diferente” por ser peligrosa... anti natural me llamaban. Pfff  yo, la única que podría haber ayudado. Ahora, no había a quien ayudar, y aún así... no se si yo lo habría hecho.

Soy dura porque ellos me obligaron a serlo, no porque fuese mi propia decisión.

Y todos ellos, ahora estaban muertos. Todos.

Soy la única persona en todo el puto planeta, que tiene un corazón activo. Los acecinos de mi especie son los mismos que adoraron durante tanto tiempo. Vampiros. Los famosos jóvenes y atractivos vampiros.

Nadie sabe cuando llegaron, o como fueron creados. Se dice que vivieron siempre con nosotros, pero que el momento “oportuno” para mostrarse a la humanidad, había sido este. El mundo en dónde solo la belleza y la juventud reinan... o reinaban.

-eres defectuosa- me dijo el hombre apuesto de colmillos largos, desde el sillón de cuero blanco y metal.

No necesitaba una respuesta y yo no tenía sentimiento de comodidad, para responder. Si, yo soy un arma. Pero un arma sin alguien que tire del gatillo, solo es un objeto inservible y pesado.

Tan “peligrosa” como soy, que no se preocuparon ni de amarrarme. Nadie tomaba medidas de precaución por mi. Aun cuando yo, y  solo yo, soy quien puede destruirlos. Me podría haber llegado al orgullo, pero solo lo dejé para mi favor.

-¿como es que aun vives?- y esta vez, el, colocó unos ojos hermosos del color de las nubes mezclándose en el celeste cielo, sobre mi.

Tenía una especie suave de interés sobre mi sobrevivencia, pero no le importaba que viviera. Era mas bien una especie de curiosidad... algo para quitar el tedio... como un bichito herido, lo es para un gato. El es un cazador, pero en momentos de aburrimiento, se conforma con una mosca medio muerta. Disfrutando la lucha que esta nunca podría ganar.

-soy ingeniosa- le dije sonriendo como si no me causara miedo la situación.

-ya lo creo. Jonathan- la voz suave cambió a una poderosa de mando, cuando llamó al vampiro guardia, que inmóvil, permanecía frente a la puerta con la mirada en la maciza madera y el grifo de oro.

-¿había alguien mas con ella?- preguntó.

-no señor. Nadie mas que ella- me miró. Los colmillos deseosos por enterrarse en mi carne.

-hace mucho que no tengo contacto con nadie- le miré sin mostrar mas sentimiento que odio.

-no, desde que ustedes me consideraron peligrosa.

-¿nosotros?- rió de una forma tanto encantadora como en burla.

-yo nunca te he visto antes.
-sabes que me refiero a tu raza.

-lo sé niña, sabes que lo sé- dijo bajando el tono. ¿estaba jugando? De repente todo melodramático... y llamándome niña a la edad de veintisiete...

-¿que quieres?- pregunté. Si no me mataba...

-jonathan, bebe- le ordenó con un elegante ademán que dejó esos delgados dedos, fuera del encaje blanco de su camisa.

-si bebo, moriré- reprochó nervioso Jonathan.

-no. Si la pruebas, puede que mueras, si no la pruebas, es muy seguro que lo hagas- el vampiro podría haber tiritado si su cuerpo reaccionara “vivo”.  No lo hizo, pero eso no impidió que se viera como estando frente al mismo diablo... y yo era su diablo.

-si el muere, será otro de esos sin cerebro- le dije muy segura de ello.

Quien no era un Vampiro... quien no se convirtió, o mas bien, se dejó convertir en uno... es un Zombi.

Osea que: están los vampiros, los Zombi y yo.

Si un vampiro muere, por la falta de sangre en su cuerpo y la infección creada por beber sangre de otros vampiros... se levanta con el cerebro muerto. Literalmente.

Mientras el vampiro se alimente de otro y “viva” no hay problema, pero el hecho de que aun algunos se pasen... no les ayuda a mantener su población. Y los humanos que fueron mordidos por vampiros que bebían sangre de otros vampiros por historias sexuales... ya sabes... Zombi.

-hazlo- le dijo  ignorándome.

El no lo había querido, pero la falta de alimentación, le habían convertido en el animal que era... “superiores” se creían pero en verdad, solo estaban condenados a vivir para beber. Por lo contrario a nosotros humanos que: comemos para vivir... o yo lo hago mas bien.

Llegó como un rayo atravesando la estancia con toda su fuerza y hambre de sangre. Sus dientes tocaron mi piel y los colmillos se enterraron haciendo los agujeros que sacarían el rico jugo de mis venas.

No peleé con el. ¿Para que hacerlo? Si después de todos mis intentos, el, solo necesitaría un poco de fuerza, que a mi me tendría durante días adolorida. Si no pasaba algo peor.

Admito que deseaba que lo hiciera. Deseaba que cada uno de estos malditos perros sangrientos, me mordieran y murieran por el veneno natural que produce mi sangre. Un poco de dolor por la mordedura, era el pago de lo que vendría.

Las uñas  rasposas, causaban medias lunas en mi piel. Dolían con cada sorbido. El no podía detenerse. No sentía el veneno entrar en su cuerpo, como se esparcía por ese muerto corazón... hasta que con un grito,  me soltó cayendo al suelo ante mis pies. Cuando pasaba, pasaba rápido.

-dije que moriría- yo tenía una sonrisa tan satisfactoria, que pensé que el me mataría solo por eso. Pero no lo hizo.

El cuerpo ahora inerte, podría volverse peligroso en cualquier momento. Yo podría ser la “mata vampiros” pero para los Zombis, seguro que habría otra persona encargada... y hasta ahora, nadie la conocía.

El hombre frente a mi alargó su brazo, tomando mi mano acercándome a el. No necesitaba pelear. Si me quería muerta ya lo habría hecho y si aun que ría matarme... no es como si algo me sostuviera a la vida.

-El va a despertar- dijo en un tono macabro a la altura de mi oreja. Una mujer en cuero gótico, que mostraba mas que usando un bikini, entró sin tocar. Llevaba unas largas cadenas negras amarradas a sus muñecas en unas pulseras de cuero negro. Y un látigo de mínimo cinco metros de largo, en la mano derecha. Al final de cada cadena, como si fuesen perros, la seguían muertos tan muertos como lo estaba ahora Jonathan.

-noch ein Spielzeug- dijo encantada, refiriéndose al “nuevo” muerto como “Otro juguete”

Se subió sobre el, mostrando gran parte de su entrepierna y le colocó en el cuello un collar como el que los perros solía usar. Los demás Zombis, mientras tanto arrastrando sus cuerpos desnudos, maltratados y sangrantes hasta que ella, con un latigazo que sobrevoló cada cabeza en el cuarto, les hizo detenerse.

Jonathan, abrió los ojos. Ahora eran blancos con un pequeño punto rojo en el medio. Sus colmillos se clavaron en su propio brazo. Mientras rasgaba piel y comía su carne hasta llegar al hueso.

No masticaba, pero el sorber y el tragar, hacían que me pusiese enferma. El hedor a carne descompuesta llenaba la habitación y la sangre salpicaba el suelo y los muebles.

La vampira no escondía su gozo. Se mojaba con aquel liquido espeso, tan solo, procurando no llevarlo a su boca.

-suficiente- dijo el hombre a mis espaldas. Tan alto y guapo como el, lo era la mujer de cabello negro ondulado y labios gruesos. Con unas piernas largas que parecían necesitar solo dos pasos para llegar a la puerta.

-Zyn- dijo respetuosamente y Con una sonrisa sensual y promesas que no supe descifrar, ella salió de la habitación, tirando de los Zombis tras ella.

-ahora tu-  me dijo soltando mi brazo

-¿ahora yo que?- no me permití temblar. Ni que mi corazón ya muy audible para el, comenzara a palpitar aterrado como la corrida agotadora de un caballo.

Recogí mi cabello en un apretado nudo y me crucé de brazos.

Esperé.

Esperé, y cuando por fin habló... no lo creí.

-quiero que los mates a todos- y se abalanzó sobre mi, con una correa y un látigo.

LOS VOTOS:

Lighling dijo...
hola dulce!!!! x fin he vuelto preciosa jaja ya tenia mono jajajaj bueno, gracias antes de nada x los animos, x suerte kedo en un susto todo, ahora me pongo al dia y colgare algo en un par de horas jejej y ahora a votar!!! pues yo voto a: Soy un arma!!! bueno guapa voy a ponerme al dia!!! k lo estoy deseando espero k estes de maravilla!
Citu dijo...
Hola Dulce como vas mi voto es para soy un arma. Aunque todas son muy buenas. Te mando un beso y te me cuidas
Isilrya dijo...
Bueno ya estoy lista para dar mi voto, hay muy buenas historias pero, me gusto en especial "soy un arma". Saludos

*****************************************************************************




EL LÍMITE DEL DOLOR (3 ptos.)


Dulces eran los besos que ya jamás volverían a besarle, dulces como la miel. Ahora el destino infame y perro fiel de sus condenados pasos se reía en sus oídos de su desgracia.

Él era un vampiro desde que tenía uso de razón, uno fuerte y letal. Pero ahora se retorcía de dolor en la esquina de la habitación donde ella había perdido la vida. Su pequeña Gabrielle, ahora estaba lejos de su alcance en un lugar donde él jamás la podría alcanzar. Infames Moiras que se burlaban de su desgracia.

Llevó el cuerpo de su amada hasta el cementerio y cabó el mismo la tumba, no importaba si sus manos se quejaban; no importaba la sangre que derramaba, pues aunque todo eso lo hiciera nadie se la devolvería.

Nada había importado lo que había hecho por ella, la había amado y cuidado durante años, pero el cáncer había decidido que su vida llegara a su fin. Él le había suplicado que bebiera de su sangre, pero ella se negó en rotundo. Lo obligó a abandonarla a un lugar donde no la seguiría.

Caminó durante semanas errante sin rumbo fijo, sin alimentarse, sin querer hacerlo. Sus crueles pensamientos le azotaban sin cesar dejando que su alma acabara fustigada y demacrada de dolor.

-Eidar.- lo llamó una voz.

Ante él apareció la dama de los Desalentados, había oído hablar de ella. Era un bruja sin alma a la cual le habían arrancado el corazón y abandonado a su suerte. Era pequeña y rubia con grandes ojos azules pero no podía compararse con su Gabreille. Nadie podía.

-¿Qué ocurre mi pequeño vampiro?- le preguntó.

-Deseo morir.

-¿Qué dolor te aflige?.

-La muerte de mi amada.

-Si deseáis morir, debéis caminar hasta la puerta que separa los vivos de los muertos y suplicad.

La bruja desapareció en una ráfaga de humo blanco y espeso.

Eidar siguió su camino, primero Europa y en ella, Grecia. Él había hecho como tantos otros estúpidos en enamorarse de una humana, al final morían y dejaban una profunda agonía al vampiro que quedaba guardando su tumba.

Hades no tardó en recibirlo. El dios de la muerte lo miraba como un padre que se atormenta al ver sus hijos sufrir.

-Anelo la muerte más que la sangre que implora mi cuerpo.- le dijo a Hades.

-Tu lugar no es éste, no puedo darte la muerte que tanto deseas.

Lloró e imploró pero nada hizo cambiar el parecer del dios griego, ahora tenía lo que tanto le atemorizaba, una eternidad se sufrimiento eterno.

Recordaba los largos y morenos cabellos de ella, sus manos acariciar su cálida piel, sus fogosos labios morder los suyos. Recuerdos que guardaría en él como tesoros y que a la vez se tornaban puñales que lo torturaban.

Cuando volvió a la tumba de Gabrielle decidió que aquel sería su lugar, sería el guardián del descanso de su amada. Preso del dolor, se tumbó sobre la tumba en un intento inútil de sentirla más cerca.

En el aniversario de la muerte de Gabrielle, Eidar le trajo las flores más hermosas que pudo encontrar en toda la ciudad. Las dejó sobre la tumba junto a sus lágrimas que siempre lo acompañaban.

En el último año había descubierto que sino se alimentaba podía morir de inanición. Una muerte dolorosa pero más doloroso era seguir en un mundo que lo repudiaba.

Aquella noche fue la más lluviosa que hubo en años, Eidar aguantó la lluvia sobre su delicada piel mientras recitaba los poemas que solía decirle a su amada. Cada palabra era una espina que se clavaba en su espina dorsal, cada párrafo era una vuelta más a la daga que llevaba clavada en el corazón.

Horas más tarde el cansancio hizo mella en el obligándolo a tumbarse y dormir.

-Eidar...

El constante sentir su nombre lo obligó a despertar, ante él estaba la imagen más hermosa que sus sucios ojos habían visto jamás. Su dulce Gabrielle estaba arrodillada a su lado, lucía un hermoso vestido blanco y a su alrededor había un aura blanca brillante.

-Éste no es tu destino Eidar, debes vivir amor. Por mí.- le susurró ella.

-No mi amor, quiero morir. Sin ti el mundo dejó de existir, no quiero conocer más allá de lo que tu me mostraste.

Ante él apareció un pequeño macetero que su amada le entregó.

-Cuídala y en primavera obtendrás una flor. Confío en ti. Y tras esas palabras desapareció.

Eidar cuidó la planta, a los pocos días un débil tallo comenzó a surgir; a las pocas semanas las primeras hojas y espinas. Él la regaba, la ponía al sol, le hablaba y cantaba como si fuera un bebé. La planta fue creciendo hasta convertirse en un frondoso rosal repleto de capullos.

El primer día de primavera el capullo más rojo se abrió, toda la habitación se iluminó de un violeta intenso y al desaparecer ante él apareció Gabrielle.

-Siempre juntos mi amor, lograste superar la prueba que te impuso el destino.

Eidar abrazó a su amada y besó los labios que amaba con locura jurando no dejarla escapar jamás.

El amor es como un rosal, algunas veces pincha y nos hace sangre y lágrimas pero si se cuida bien nos brinda con hermosas rosas que hemos de saber cuidar. Porque todos tenemos un pequeño rosal en algún lugar de nosotros pero hemos de saber cuidarlo, con perseverancia, paciencia y amor.

Y vosotros, ¿cuidáis vuestro rosal?.
LOS VOTOS:

ESPECTÁCULOS BETTY BOOP dijo...
Hola Dulce Cautiva!, ya me leí los relatos y déjame decirte que todos me gustaron un montón, pero en vista de que sólo puedo elegir uno... le daré mi voto a... tan tan tan (jejeje), se lo doy al relato: "El límite del dolor", me pareció muy romántico... Saludos y suerte a los otros concursantes!!!
Lidia dijo...
Hola Dulce, me gustaría votar también y en este caso voy a darle mi voto al relato "Al límite del dolor!, me gusta todo lo romántico y sobre todo el mensaje final, donde t deja entre dicho que hay que ser perseverante y paciente... Decir que todos los otros relatos son también muy buenos. Suerte y k gane el mejor!!! Saludos.
Sueños Líricos dijo...
Hola Dulce C.!, yo voto a "Al límite del dolor", aunque he de confesar que todos me gustaron muchos y estaba entre este relato y "Luna de Otoño", ambas me llegaron al corazón, pero solo tengo k elegir una... ¿Una lástima no?. Saludos y Suerte con el concurso!!!

***************************************************************************



"Segundas Oportunidades"


Los humanos eran especialmente estúpidos, enterraban a sus muertos con el deseo de que tengan una nueva vida; él había estado allí y, lamentablemente, ahí no había nada.

Resultaba curioso ver cuánta gente había acudido al funeral de su hermano, a él siempre le había gustado relacionarse con humanos. Eran alimento y no “amigos”; un funeral por todo lo alto, como todo lo que hacía; era más ostentoso que práctico. Tubo que aguantar una avalancha de personas que querían tocarle -incomprensiblemente- la mano y darle sus más sentidos pésames.

Le hubiera gustado que la gente no adivinara que era el hermano, pero era difícil teniendo en cuenta de que eran gemelos. Tres horas, con sus ciento ochenta minutos correspondientes aguantó que la gente le diera el pésame y hablara bien de su hermano.

Cuando, al fin, la ceremonia acabó y fue a irse, algo le detuvo. Llegó una mujer de largos cabellos rubios y ondulados, iba vestida completamente de negro y llevaba unas gafas de sol. Caminó hasta la lápida de su hermano y dejó sobre ella una azucena.

-Voy a extrañarte.- la voz de la mujer era dulce y sensual, con un toque exótico. Él no pudo evitarlo y se acercó a ella, cuando estaba cerca comprobó que estaba llorando.

-¿Por qué lloras?- le preguntó. Sus ojos color caoba lo miraron, haciendo vibrar todo su interior, era una mujer muy hermosa.

-Tú debes ser Laurent.- le dijo la joven: -Encantada, siento lo de Devis. Antes de poder decirle algo la joven se dio la vuelta y caminó alejándose de él. No supo reaccionar y la dejó marchar, sin pensar en nada.

La siguió sin que ella lo notara, llegó a las afueras de la ciudad y la vio entrar en una pequeña casa de paredes amarillas. Caminó con sigilo y entró en el interior de la casa, era pequeña y rústica, con un toque de dulzura. Caminó por un largo pasillo plagado de fotos de la joven. Al llegar al comedor se la encontró llorando acurrucada en el sofá. Él no debía sentirse mal por ello, no era un vampiro corriente, dentro de él poseía un demonio, que se alimentaba del dolor ajeno. Era un vampiro y a la vez era el que hacía que todo el mundo sufriera, era la verdad de su existencia.

Su hermano era la luz, él la oscuridad, juntos mantenían el equilibrio del mundo; ahora la oscuridad estaba a su merced. No debía sentirse mal por ella, él se fortalecía con el dolor y el sufrimiento de los demás; pero a pesar de eso, verla en aquel estado removía algo en su interior parecido a la culpa.

Caminó hasta ella y se arrodilló a su lado, acarició sus hombros y dejó que a él entrara la energía de su sufrimiento, embriagándolo hasta lo más profundo de su ser.

-¿Por qué tanto dolor?- le susurró al oído de la joven:- Yo puedo mitigar el dolor. ¿Aceptas? Ella asintió y él lo tomó como una invitación sin palabras, mordió su cuello y se alimentó de ella.

Aquella noche ninguno fue dueño de sus actos y cuerpos, se entregaron a los placeres de las caricias de cada uno sin pedir explicaciones ni nada a cambio.


* * *


La noche siguiente Laurent sabía que no debía, pero se sentía sumamente atraído por la humana. Fue a verla pero cuando entró en su casa, una imagen atroz asaltó sus sentidos.

Ella estaba en el suelo totalmente desgarrada, habían señales de pelea y de ataques. Se arrodilló ante ella y comprobó que su cuerpo estaba siendo desgarrado. La habían matado como si se tratase de un objeto sin sentido.

Era dulzura y cariño y la habían asesinado como si no valiera nada. Abrazó a la mujer que yacía sin vida y por primera vez en toda su larga y efímera existencia, los sentimientos de los que se alimentaba, hicieron mella en él. Dolor, desesperación, impotencia, rabia, sufrimiento; todos ellos lo torturaron hasta lo más profundo de su ser, destrozando todo a su paso.

Él había creado todos esos sentimientos, él era el causante de todo aquello y ahora todo se había vuelto contra él. Ella gritaba en su cabeza, suplicaba que no le hicieran daño; notó el dolor y el terror que había sentido. Cómo había llorado y llamado su nombre para que la ayudara. Perro infame, él no había estado cuando ella lo necesitaba.

-Sabía que Melisya te haría cambiar.- la voz de su hermano resonó tras él.

Laurent se giró y encontró una imagen fantasmal y opaca de Devis.

-Ella es única Laurent, algo que no muchos vampiros tenemos ocasión de conocer: un ángel. Quería presentártela y hacer cambiar tu forma de ser, causas dolor y tormento allá donde vas.

Laurent gritó mientras mantenía a la joven entre sus brazos deseando que la vida tornara a su cuerpo por arte de magia, como si todo aquello hubiera sido una pesadilla. Vio desaparecer a Devis en un manto blanco de luz y en el momento que desapareció miles de voces asaltaron su cabeza.

El tormento de todas las personas que desde su nacimiento habían sentido los sentimientos que él infundía. Él había sido una persona con una alma tan negra que no tenía salvación alguna, jamás se había cuestionado sus actos, él había nacido para eso, para sembrar oscuridad.

Ahora la oscuridad se había tornado sobre él embolviéndolo y no dejándole respirar. Él no quería que por la falta de su hermano el mundo cayera en aquellos sentimientos, Devis mantenía la estabilidad entre bien y mal. Puso a Melisya sobre el sofá con suma suavidad como si durmiera, aunque sabía que el sueño era uno del que no despertaría.

De la cocina sacó un cuchillo y se miró al espejo que había en el comedor. Él era Laurent, dios de la maldad. Vampiro y ser oscuro.

El frío metal entró en su cuerpo con demasiada facilidad, como si lo estuviera esperando. Si Devis estaba muerto para que el mundo siguiera estable debía también desaparecer él. Ambos vinieron juntos, ambos se irían. Aunque no era sólo por Devis por lo que lo hacía, sino por Melisya, ella había dado luz donde todo era oscuridad y no se había quedado con ella; no la había protegido por miedo.

Jamás huiría.

-Bienvenido Laurent.- la voz de Devis le confirmó la muerte aunque no esperaba más allá de su efímera existencia. -Las segundas oportunidades existen, puedes enmendar tu error. Durante siglos has causado dolor y sufrimiento, tu deber será cambiar eso.-

Devis le mostró que ahora ya no era un vampiro, sino que había sido dotado con dos alas blancas gigantescas. Había nacido como un ser diferente.

-Necesitarás un tutor para ésto.- tras esas palabras ante Laurent se materializó Melisya.

-¿Preparado?- le sonrió ella.

Laurent besó los dulces labios color carmesí que tenía ante él y contestó:

-Siempre lo estuve. Te esperé hasta cuando no te conocía; siempre supe que iluminarías mi camino.


*****************************************************************************



**MARIA**:       http://letrasdehieloyfuego21.blogspot.com/


SED


La luna brillaba en el oscuro cielo, y se reflejaba en las tranquilas aguas de un pequeño pueblo al oeste de las montañas nevadas.

Hacía pocas horas que me encontraba en ese lugar, pero seguro que ya sabía mucho más que las personas que habían estado viviendo ahí desde que sus mentes recordaban.

Las estrechas calles eran iluminadas por sucios farolillos y el silencia reinaba por cada rincón.

Eran poco más de las doce de la noche y ya todo el pueblo hacía horas que dormía.

Eso ponía las cosas mucho más fáciles..

Había recorrido cientos de kilómetros desde mi última parada para descansar, y ahora mi cuerpo necesitaba “respirar”.

Necesitaba tranquilizarme, y ese lago me había parecido un buen lugar para calmar mis nervios y no organizar una masacre.

Hacía tanto que no veía mi rostro, que cuando este se reflejó sobre las oscuras y frías aguas me sorprendí.

Desde que había empezado a formar parte de esta no vida ya hace mas de 150 años, no aparentaba más de dos décadas. Una belleza insólita y atrayente era lo que me había sorprendido tanto.

Tantos años y aun no me había acostumbrado a ello.. No me había acostumbrado al echo de ser un vampiro y lo que ello conllevaba.

La velocidad, la fuerza, saber lo que las personas piensan, la belleza.. y todo para que cazar a las presas fuera más fácil.

Pasaba los dedos por mi suave y largo cabello negro como la noche mientras el agua tocaba cada poro de mi piel.

No sé cuanto tiempo había pasado sumergida en ese lago, pero una necesidad mucho más fuerte que calmar mis nervios hizo acto de presencia.

Sed.

Mi garganta estaba sufriendo como si la estuviera quemando. Noté como mis sentidos se agudizaban. Necesitaba alimentarme..

Sin pensarlo volví a vestirme y mis largas piernas me llevaron al centro del pueblo. El reloj del ayuntamiento marcaba las tres de la mañana, aún me quedaba tiempo para que el astro rey saliera, y yo tuviera que partir.

El silencio de las calles me hacía concentrarme en otras cosas como el olor a madera, geranio o hierro.

Buscaba algo que me atrajera, algo que fuera agradable llevarse a la boca. Fue entonces que capté ese efluvio, era algo único, algo que nunca había probado y mucho menos olido.

El segundo piso de la casa que tenía enfrente, en la ventana de la derecha, se encontraba algo que me atraía demasiado.

Esa habitación pertenecía a alguien cuya sangre era salada y dulce a la vez. Su olor, una mezcla de frutas. Irresistible..

La boca se me hacía agua, y mis colmillos ya empezaban a asomarse.

No me dí cuenta, y ya estaba dentro de esa pequeña habitación buscando mi victima.

Allí dentro el olor era mucho más fuerte.

Me giré y ahí estaba, un hombre con el pecho descubierto, tapado de cintura hacía abajo con una sábana.

Acercarme a él sin atacarle directamente a la yugular que le latía con fuerza, fue la cosa más difícil que nunca había echo, pero aunque una parte de mi quería alimentarse de esa persona y dejarla sin una gota de su apetecible sangre, había otra que extrañamente quería observarlo y protegerlo de mi misma.

El pecho de ese chico de no más de 23 años se movía lento al ritmo de su respiración, tenía la boca medio abierta, y su aliento era una sombra del olor de su sangre, su cabello me recordaba al intenso color azabache, la piel suave era como los rayos del sol en primavera y sus labios carnosos eran la llamada para un apetecible beso. Fue irresistible no acariciarle y acariciarle. Mis dedos viajaron por su pecho y dibujaban formas indescifrables.

Me acerqué más a él, e inhalé directamente de su cuello ese hipnotizante olor.

El hombre que estaba acostado en esa cama me atraía, si, pero no de una forma cazador-presa, sino como algo más..

No podía acabar con su vida así como si nada, aunque quería negarlo, tenía el deseo de que ese chico siguiera con vida.

Era demasiado hermoso, demasiado apetecible.. simplemente demasiado.

Yo esa noche, aunque tenía sed, me encontraba raramente bondadosa para hacer daño a alguien como él.

Salí de la habitación con las mismas que entré, él había tenido suerte, mucha suerte, pero yo me tenía que alimentar, calmar esa llama que seguía viva en mi garganta.

Esa noche mientras caminaba otra vez por las calles de ese tranquilo pueblo, buscaba a alguien que se ofreciera como mi donante, y calmara mi sed.


*************************************************************************


BORNDRINKER_GIRL:         http://rodeadosporelmisterio.blogspot.com/?zx=55715b7fe9aaf2ec


----VIDA Y MUERTE DE DALLANE---- 
  
Dallane, una fabulosa mística y conjuradora de sueños, adentrada en un mundo de oscuridad y temor, encontró el final de sus días tras una terrible visión.

Un hombre extraño y corpulento, le tendió su mano adentrándola hacia otro mundo, amargo y pasional.

Fuertemente a ella se aferro, con un suspiro de otro tiempo. Sin sollozo alguno, ni gran emoción de pensamiento. No podía ver su rostro, ni sentir su corazón.

La sangre paraba su recorrido y escapaba de ella por un rincón. Un escalofrío comenzó a recorrer su cuello hasta su corazón muerto, en ese mismo instante vio lo que nunca imaginaria. Sucesión de imágenes de toda su vida, le aturdían sin espacio al respiro.

El la abrazo con fuerza. Dallane suspiro tras un gemido, los cabellos de aquel ser rozaban su pálida cara.

Tras ver su sonrisa lasciva, frunció el ceño, sus ojos rojos como el fuego brillaban. Agitada y embravecida, puso las manos en su pecho, y enérgicamente le grito que la dejara. Era demasiado tarde, ya que sus ojos no sabían lo que miraban.

Giro su cabeza, todo se torno oscuro al reflejo de la luna llena, de relente sangriento y mirada serena. Salto por la ventana, las gotas de rocío su cara mojaban.

Mientras el cielo clareaba y la bella se escondía, sueño no tenía, despierta se quedaba. Rápidamente cerro a cal y canto su cuarto, mientras un perfume extraño y dulce sentía, se lleno de llanto. Aquel ser nocturno la abandono de inmediato, y los aullidos de los lobos al amanecer, consiguieron que sus oídos de odio chirriaran.

Desde aquel mismo instante deseo que la devorasen. Sedienta de sed y muerta de hambre, busco algo con lo que saciarse, sin solución alguna a tal deseo.

Comenzó a odiar a aquel ser con forma humana que la había matado en vida, y se enamoro de la tierna luna.

Seco su llanto, abrió su cuarto y se metió en la ducha. Oía risas escondidas en el baño, seres diminutos se reían. Abrió sus venas con rabia, con el fin de dar por acabado su tormento.

Allí murió de nuevo, poniendo fin a sus días de sufrimiento, de aquella noche que terminaba, y que el sol abrasaba al amanecer de un día nuevo.


*******************************************************************************

Luiima:       http://paranormalove.blogspot.com/


DAVID Y SOPHIE (1 pto.)


-David, estas seguro de que lo quieres hacer? - Le dijo Sophie a su novio.

Era noche cerrada, y la joven pareja se encontraba acostada en la cama de Sophie, pues sus padres habian salido hacia mucho tiempo.

-Si, mi bella. Te amo. No me importa lo demas. Quiero estar contigo - Dijo David, y beso la frente de Sophie, luego bajo por el puente de su nariz hasta su boca, donde se tardo un poco mas.

En el antiguo Moscu de 1852, esta reunion de dos adolescentes de 17 años, era una especie de tabu, pero desde el primer momento em que David y Sophie se cruzaron la mirada, supieron que eran el uno para el otro. A Sophie no le importaban las diferencias entre ellos, pues David era de una familia pobre, y era el tipo de chico al que no hacia falta mirar dos veces; y Sophie, que provenia de una antigua familia adinerada, parecia una chica sacada de revista.

-Yo tambien te amo. Pero si hacemos esto, seria un gran compromiso, del que no hay vuelta atras. - Dijo ella. Amaba a David, y queria hacer lo que el le pidio, pero tenia que estar segura de que su amado no se arrepentiria de su descicion.

La unica respuesta que el le dio fue un beso. Empezo muy corto, el cual termino rapido, y empezo otro, un poco mas largo e intenso. Sus labios sentian la necesidad del otro, y eran feroces, pero dulces a la vez. Sus cuerpos, ya desnudos, se unieron. Se amoldaban perfectamente, como dos partes de un rompecabezas, de un todo. Se sentia correcto. Era asi como tenia que pasar. Mientras hacian el amor, Sophie se dejo llevar, y realizo un camino de besos hacia el cuello de David.

-Te amo - Fue lo ultimo que dijo antes de empezar a besar su cuello.

Primero fue solo un toque, ero despues, cuando sus dientes tocaron la suave y fina piel, no lo resistio mas y lo mordio. La sangre fluia, caliente y deliciosa. Era el mejor manjar que habia. No era dulce, no era salada, tampoco agria. Era sangre.

Bebio aun mas rapido, con avidez, sintiendo como la vida de David dejaba su cuerpo y se vaciaba dentro de Sophie, haciendola sentir mas fuerte y viva que nunca.

-So... phie... - Gimio David. Ella paro, y lo miro a os ojos. No reflejaban mas que amor y pasion. En un latido del acelerado corazon de Sophie, el se dejo de mover. Agil, pero suavemente, ella se desprendio de el, y le dio una ultima lamida a su cuello. Luego, con sus ensangrentados labios, lo beso.
 
Al dia siguiente, el despertaria. Como un vampiro.

Y viviria por siempre.

EL VOTO:

luz dijo...
mmmm muy buenas historias mmmm me quedo con David y Sophie me gusto mucho !! mucha suerte a todos !! besotess

****************************************************************************

Lauriii!!!:                 http://sonhandoimposiblessonhequetumequerias.blogspot.com/


INTERROGATORIO


El cuarto oscuro nuevamente era contraatacado por la repentina luz, de nuevo volvían...Levante mi rostro y esboce una sonrisa con orgullo....

-¿No se rinden? que perseverantes...

-No, todavía tenemos paciencia para ti...

-uhmmm...¡interesante!, pero quien sabe si yo quiero seguir escuchándolos y esperándolos...

-La cosa es que ¡no tienes opción!, ¿quien eres y que hacías a nuestros alrededores?

-No creíste que iba a responder tan fácil, o... ¿si?.

-No, este interrogatorio ya lo hemos hecho infinidad de veces, ya te estoy conociendo...

-También podemos conocernos en otra formas...

-No quiero contigo...¡tengo mejores gustos!, ah... pero te gustara saber que he traído compañía...

-Esos neófitos no me sorprenden, ¡si es a lo que te refieres...!.

-No, no los traje a ellos...tu te haz ganado un 1º lugar en prioridades por lo que he decidido traer algo de tu altura...si, por tu cara puedo ver que lo adivinas! son perros del infierno...

-Mira...no tenemos porque llegar a este punto, tu me agradas, podría olvidar algunos juramentos de lealtad y confiarte secretos...

-¡Ya nos vamos entendiendo!.

-Pero... ¡aléjalos!.

-Solo van a estar lo suficientemente cerca como para que puedas oler su apestoso aliento a cementerio...

-Bueno...mi nombre es Mateo...

-Encantada de conocerte Mateo, hace meses que te tengo aquí y solo hoy que he traído perros del infierno, es que me das el honor de conocer siquiera tu nombre...

-Bueno...tu tampoco te has presentado...

-Soy Maria...

-Bueno...hasta donde sé, tu querías saber que hacia siguiéndonos...no interrumpas y lo harás... Pertenezco a un aquelarre, son los Vulturis, de seguro haz oído de ellos...

-No...

-Bueno, pues aunque los años hayan pasado y la historia de que nosotros los vampiros teníamos un rey y reglas que debíamos respetar, se haya convertido en leyendas, pues, es verdad,  ese rey existió y sigue existiendo, pero ahora reclama un reino que se ha esfumado, sin su guardia, ya nadie tiene pavor de desobedecerlo, ahora el busca una nueva guardia, y digamos que yo soy como su perro rastreador...

-Bonita historia...ahora, cuenta la verdad...

-Esa es la verdad...-era Edward, un viejo ex-integrante de la guardia de Aro...-Mateo...¿sigues fiel a Aro...?

-Algunos nos tomamos enserio el juramento que hacemos...

-Bueno, tu sabes, nunca me a gustado ser el perro de nadie, aunque a ti...se te da muy bien...-dijo esto con un tono de sarcasmo.

-Igual que a ti se te da matar a las personas que amas... ¿no es así? -lo había provocado.

-Mal nacido, !Hijo de puta!, para tu aclaración ¡estas en mis manos! no me provoques ¡no te conviene! -ahora lo tenia frente a mi y a un paso de despedazarme...

-¡Edward, detente! es mejor sacarle algunas verdades y luego torturarlo ¡antes de matarlo! -era Maria quien hablaba.

-¡Sácale todo! luego !avísame!, estaré pensando en la peor desgracia para este hijo de puta, para luego acabarlo...-Se disponía a ir..

-La muerte de Bella y Nessie acabo la educación y cultura de Edward Cullen, ¿verdad?.

-¡No te metas donde no te han llamado! -Edward estaba que sacaba fuego por los ojos.

-Solo lárgate Edward los perros y yo continuaremos el interrogatorio...


*******************************************************************************
ISILRYA:      http://sonadoraypervertida.blogspot.com/

"Luna de otoño" 

Abandonada en medio de la nada.

La joven miraba con sus ojos perdidos hacia el cielo nocturno. Era otoño y la noche estaba fría, la luna brillaba a lo lejos, esta seria la ultima luna que vería, su vida estaba acabando, sola abandonada y dada por muerta.

La habían perseguido, golpeado, violado y abandonado, todo a la vista de su madre, de aquella que le había dado a luz, de la mujer que se suponía debía protegerla de todo y de todos. Ahora ella miraba hacia el cielo nocturno, en esa fría noche de invierno. Tal vez mañana algún granjero encontraría su cuerpo tendido en medio del camino. Pero ahora, ya nada importaba.

Oyó un ruido a su costado, algo se movió entre la maleza, luego a otro lado. ¡Oh no! “¡dios dios, por favor que no sean lobos!, ¡No me des mas agonía de la que ya siento!” rezo en silencio, rogó, imploró. Pero no tuvo suerte.

De entre la maleza un enorme lobo gris con brillantes ojos salió guiado por el olor de su sangre fresca. Le siguieron dos más y luego ¡otros dos!. La joven estaba asustada, ahí estaban los enormes animales olfateándola, relamiéndose por su carne fresca y ella ahí, tumbada sin poder siquiera arrastrarse.

“¿Por que?, ¿¡Por que me das mas sufrimiento del que ya tengo!?” lloriqueaba en silencio podía sentir el aliento de los lobos cerca de su piel. Su doloroso final estaba cerca.

Entonces todo se calmó. Abrió los ojos, y pudo ver que los lobos estaban congelados mirando hacia la oscuridad.

Nada, los lobos no se movían, por varios minutos, que parecieron la eternidad, los lobos se quedaron quietos simplemente observando hacia el mismo lugar.

Silencio.

Entonces los cinco lobos aullaron al unisono, lamentándose de algo, pero lo que mas le sorprendió, fue lo que hicieron después.

El gran macho dio la media vuelta y se retiro, seguido por los otro cuatro lobos.

¿Que había pasado? ¿Acaso pensaban guardar su cuerpo para después? Se preguntaba ella en silencio mientras veía hacia la oscuridad donde los lobos se retiraron. No, ellos no postergarian su cena. Algo los había asustado.

Y ese algo venia hacia ella, podía oír los movimientos del bosque, el frío de repente se hizo mas intenso y parecía que la oscuridad se hubiera cernido por completo sobre ella.

Entonces ese “algo” finalmente tomo forma, la forma de un enorme hombre, en la oscuridad ella apenas podía ver su forma, pero la silueta de su cuerpo estaba definida, era alto, por lo menos unos dos metros.

¿Le ayudaría? O seria algún monstruo del bosque disfrazado de hombre para despistar a los viajeros.

-¿Que desastre tenemos aquí?- Su voz era grave, varonil en pocas palabras hermosa. Todo su cuerpo tembló. Tal vez eran los espasmos por el frío, pero en su cerebro sabia que era por la voz de aquel hombre.

-Ayudame- ¿Ella dijo esas palabras? Se oían tan lamentables, su voz era horrorosa a causa de los incesantes gritos, el simple hecho de hablar le había provocado ardor en la garganta.

En silencio él se acercó a ella y se arrodilló a su lado. Él la estaba observando, por unos instantes el miró todo su cuerpo expuesto, golpeado y herido. Sin decir nada él la miraba una y otra vez, entonces ella juró haber oído un rugido. ¿Los lobos? ¡No! Era él, él había rugido.

-Por favor- Volvió a implorar y él solo seguía mirándola. Entonces sus brillantes ojos azules se quedaron mirando a los de ella. ¡Brillantes si! Como la luna, eran dos luceros que alumbraban su noche.

-¿Que... eres?- El temor corrió por sus venas, acaso había caído en garras mas peligrosas que las de los lobos?, ¿Acaso era él aquel monstruo al que los viajeros temían?.

-Yo soy tu destino- La voz de él, rica y poderosa llenó sus sentidos y ahí tumbada, ella pudo captar la fuerza de ese ser. El se tumbó con cuidado a su lado, tratando de no lastimarla más de lo que estaba. Entonces comenzó a besar sus labios partidos, sus moretones en el rostro, sus manos acariciaban su piel expuesta y en respuesta ella temblaba, confundida por las sensaciones y temerosa de lo que le esperaba.

-Shhh... Todo estará bien, no volverás a sufrir, te lo prometo- Le susurró al oído, ella le quiso creer. Quería creerle, pero en ese momento ya no sabia en quien confiar.

-Confiá en mi, yo no te traicionaré- ¿Le leyó la mente? No sabia que pensar, no podía ya si quiera hablar pues había perdido mucha sangre y todas las fuerzas que le quedaban. Iba a morir.

-No mientras yo este aquí.- El estaba besando su cuello lamiendo al rededor, aunque para ese momento ella ya no sentía nada. No tenia las fuerzas para sentir.

Entonces un dolor punzante proveniente de su cuello atravesó su cuerpo. ¡No! La estaba mordiendo ¿Como era posible?. Ahora lo entendía, en medio de la noche, ahí tumbada mirando hacia la luna, un hombre retozaba encima de ella, absorbiendo las ultimas gotas de vida que le quedaba, mientras el cuerpo de él se restregaba contra ella de manera erótica.

Mientras él se alimentaba de ella, en silencio la mandaba a una pacifica muerte.

Al menos no fueron los lobos. Pensó ella antes de que las fuerzas la dejaran por fin.

Pero antes de que la oscuridad la reclamara, un calor inundó su boca, un liquido espeso y caliente entraba en su cuerpo y tiraba de ella, lejos de la muerte...

   Dos años después.

Sobre la cama una hermosa chica de cabellos largos con rizos castaños se encontraba tumbada desnuda, miraba con sus profundos ojos verdes hacia el fuego de la chimenea, acababa de despertarse y en sus sueños había recordado el pasado. Se bajó de la cama y avanzó hacia la chimenea, enfrente de ella sentado sobre un sillón de orejas se encontraba, un enorme hombre completamente desnudo, de dos metros, cabellos largos y negros y unos ojos azules que brillaban con los reflejos del fuego.

-¿Tuviste una pesadilla?- Sonrió, tomándole la mano para jalarla a su regazo.

-No, solo recordé el pasado- Ella abrazó a su amante y salvador, aquella noche hace dos años ella llegó a temer lo peor. Pero después de que la oscuridad la reclamara, una nueva vida le había sido dada por el extraño hombre.

El mismo hombre desnudo que ahora la abrazaba con una mano mientras que con la otra acariciaba perezosamente sus muslos.

-Hoy hace dos años que llegaste a mi- Él la miró a los ojos por unos instantes, antes de que sus labios se unieran en un apasionado beso.

Si hacia dos años, aún lo recordaba, su transición había sido terrible, dada por muerta y abandonada, estuvo a punto de morir si no hubiera sido por él. Y después él la reclamó para sí y la trajo a su mundo.

-Monique- ¡Ah! Ella adoraba su voz, adoraba cuando decía su nombre.- Te necesito- Él ahora acariciaba sus nalgas, su boca pasó hacia un pecho donde su lengua lo lamia.

-Dracco- Ella se aferró a su cabellos negros, ansiosa por la promesa que sus caricias traían. -Si, por favor Dracco- Gimió, pronto ella se encontraba montandolo, no necesitó preparación previa, su cuerpo estaba más que listo para aceptarlo.

Desde aquella noche cuando despertó como vampiro al lado de Dracco ella había comprendido que su vida estaría siempre al lado de él. Él no solo la encontró en medio de su agonía, sino que la había salvado y poco después, cuando ella estaba fuera de peligro, él mismo fue a buscar venganza en su nombre, contra todos los que la lastimaron, incluyendo a su madre.

La vida no era fácil, a solo dos años de su cambio aun se encontraba acostumbrandose. Pero tendría toda la eternidad para hacerlo.

-Toda la eternidad- Sonrió ella mirando hacia el ventanal por donde se filtraban los rayos de luna. Una hermosa luna llena de otoño. Igual que hace dos años.


****************************************************************************

Clover:         http://clover-wonderland.blogspot.com/


Noche Eterna
  

Hace frio… Demasiado frio… Maldición me he dormido por largo tiempo esta vez…

¿Cuanto ha pasado… un año… un siglo… o una eternidad?, y no sé dónde se encuentren mis sirvientes así que tendré que arreglármelas yo sola…

Mis ropas están empapadas por la nieve, si, blanca nieve, tan blanca como yo.

El lugar en donde me he quedado dormida es un hermoso bosque, y a mi alrededor las flores más bellas de todas… las rosas azules… Si las rosas azules no son de este mundo… pero son tan hermosas, se ven tan delicadas, pero a la vez peligrosas, como yo.

¡Oh!, lo lamento no me he presentado, bien mi nombre es Ana, ese es el nombre que me dio mi Maestro, antes de ser lo que soy yo era una princesa, fui bendecida por la diosa del amor con belleza y sabiduría, pero también tuve otro don, o más bien una maldición, la mismísima Lilith me permitió ser tan hermosa como ella, pero a cambio jamás sería feliz al igual que ella…

En fin mi familia me comprometió con un príncipe para que el país no se dividiera, a él lo amé demasiado, pero murió en mis brazos, y esa fue la primera vez que conocí la sangre…

Me maldijeron por no haber protegido a mi prometido, y desde ahí comencé a vagar, en busca de su alma, pasaron años, incluso décadas, hasta que lo conocí a él… a mi Maestro…

Me encontró en mi fase de sueño y cuidó de mí, hasta que desperté, y él me enseño todo en esa época, una época llena de caos, muerte y guerra…

En aquel momento yo estaba tan solitaria, tan triste y empapada en mi llanto, con un profundo dolor, tenía entendido que tendría que vivir este dolor por toda la eternidad, una noche eterna. Aún sigo agradecida con él por haberme salvado y demostrarme que aun puedo amar y ser amada. Ahí le entregue todo mi ser, deseaba ser como el, caminar junto con él.

Desde ese momento me convertí en lo que soy… aquellos que bebemos sangre de las personas, aquellas bestias que toman forma humana… Si soy un vampiro…ahora puedo caminar en las tinieblas más profundas sin temor… Pero ten cuidado mí querido mortal… yo atraigo a mi presa con mis bellas canciones de amor que entono.

Ten cuidado… porque si me acerco a ti…serás capturado por estos hermosos ojos rojos…


***************************************************************************

ROSA DE LOS SANTOS:                http://labrujafeliz.blogspot.com/


LA SAGA: "MATA  VAMPIROS" (3 ptos.)


Capítulo 1

- ¡Jesús, Jesús, ven, vuelve aquí!

El chico siguió corriendo, sin mirar atrás, con la mirada seria, sin asomo de burla, de risa siquiera. Siguió corriendo hasta llegar al río, donde lavó las dos manzanas que acababa de quitarle a la vieja.

El chico limpió las manzanas cuidadosamente en el agua y, sentándose en la orilla , las comió una por una, despacio, sin prisas. Al poco llegó la vieja María que, mirándole con cariño, le dijo:

- Jesús, qué malo eres. No me hagas correr detrás de ti.

El chico siguió comiendo sin mirarla ni contestar. Ella le miraba con cariño, viéndole comer.

Jesús, que así se llamaba el chico, era alto y con las facciones alargadas, guapo, al fin y al cabo. Él sabía que ella, la vieja, no era familia directa suya, pero él la quería, pues siempre le había dado todo lo que él necesitaba. Al chico lo había recogido cuando su madre, al nacer él, murió. Fue un milagro que el niño sobreviviese, por eso, ella, católica, quiso que se llamará Jesús.

La vieja María había tenido un hijo que, en cuanto se hizo mayor, se fue de casa, escapando de la miseria que había en aquellos lugares sin futuro. Y, desde entonces, nadie supo nada de él. Por eso la vieja María quiso quedarse con este niño, sin que nadie se opusiese, pues su madre fue a dar a luz por aquellas tierras sola, y nunca dijo quien era el padre, ni su familia, ni nada que la relacionase con alguien conocido.

El chico ahora tenía 14 años, era muy delgado y muy alto. María no entendía como estaba así de ligero y fuerte, ya que no comía carne, sólo frutas y frutos secos . Siempre pensó que era un milagro que hubiera sobrevivido, pues ella, en su precariedad, nunca, creía ella, le pudo dar lo suficiente para comer y mucho menos para vestir. Le daban ropa usada y eso era lo que le ponía.

Y así hasta el día de hoy, que me los encuentro al lado del río, donde hace calor. El chico, después de comer, se levantó, se quitó la camisa y se echó al río para darse un baño. La vieja se quedó en la orilla esperando que saliera.

Cuando Jesús salió de agua, iba gritando con algo en las manos....

- !!María , María , mira lo que he encontrado! ¡Brillaba en el fondo del río, no lo había visto nunca antes!

Salió deprisa con algo parecido a una rama en las manos. Por algunos sitios despedía algún tipo de resplandor, que iluminaba aquella especie de rama envuelta en fango y raíces del fondo del río. Cuando llegó a donde estaba María, usó su camisa para limpiar aquello, y ¡OH!, salía un brillo extraordinario de aquella Espada milenaria (de cómo fue a parar ahí os lo contaré en otra historia).

A medida que la limpiaban, reflejaba toda la luz del sol, sin marcas visibles, ni en la empuñadura ni en la hoja, totalmente lisa, con solo la cruz por empuñadura, que parecía de oro puro.

María, nerviosa , le decía a Jesús :

-¡Rápido, guardala, si nos ven con esta espada pensarán que la hemos robado, nunca creerán que la has encontrado en el fondo del río!

Jesús no decía nada, sólo la miraba mientras continuaba limpiándola con cara seria, y acabó diciendo:

- ¡Esta Espada es mía y no me la quitará nadie!

Al momento aparecieron por allí dos tipos con mala pinta que, deslumbrados por el brillo de la espada, se acercaron diciéndoles:

-¡Dadnos la espada si no queréis que os pase nada malo!

María se echó a temblar muerta de miedo, pero el chico, con la espada en la mano se sentía orgulloso y valiente, y les contesto:

-Esta espada ha venido a mí desde el fondo del río, es mía y no os la voy a dar.

El más “valiente” de los dos tipos se acercó un poco más,.pero enseguida y sin saber muy bien porqué, se puso a temblar. El brillo cegador de la Espada no le dejaba ver bien y, al mirar la Espada, le pareció sentir como un susurro que le decía al oído: “morirás si lo intentas”.

Aún así, a pasos torpes se acercó más al chico, mientras éste empuñaba más fuertemente la Espada sin ningún miedo. Por fin, el tipo sacó un puñal de su bolsillo e hizo ademán de atacar al chico, mientras éste, sorprendentemente hizo una pirueta en el aire, Espada en mano, quitando de un solo golpe el puñal de la mano del tipo. Perplejos, los dos tipos se miraron y, al mismo tiempo, salieron corriendo los dos. La vieja María lloraba, el miedo había sido mucho, mientras miraba al muchacho, que orgulloso balanceaba la Espada al aire.

Capítulo 2

A miles de kilómetros de allí, en un país llamado Españia, se habían establecido cuatro hermanos, que nunca nadie supo de donde habían venido. Vivían en una enorme casona, en medio de un paraje sin igual, rodeados de pinos, árboles frutales y naranjos, donde era muy difícil de encontrar si no se lleva un gps.

Eran dos hombres y dos mujeres , altos y hermosos . Los hombres se llamaban Miguel y Jaime. Miguel era rubio como el sol y blanco como la nieve, como su hermana Sandra, mientras que Jaime era moreno, de piel siempre bronceada, como su hermana Marta.

En su casona, al lado del mar Mediterráneo sado-masoquismo, vivían de noche y dormían de día.

La más perversa era Sandra, nunca tenia bastante de nada. Tenia la bodega llena de hombres atados suplicandola, pero ella, ninfómana, los usaba y volvía con su hermana a los bares, discotecas y pubs, a por más hombres que pudiesen aguantar las torturas y caprichos de estas hermanas tan guapas y atrayentes, que solo con mirarlas, los hombres caían rendidos a sus pies.

Los hermanos en cambio, tenían otra distracción. Soltaban a dos hombres cada noche, los dejaban correr por el bosque y hacían apuesta entre ellos, a ver quien de los dos cazaba antes una presa. La recompensa era acostarse y fornicar con Sandra, la más viciosa de las hermanas .

Los hermanos saben del placer que les reportaba dormir esa noche con su hermana, y al ser hermanos, a ella  la excitaba provocandole orgasmos sin medida, pues tanto Miguel como Jaime eran perfectos amantes, llevándola al máximo del placer .

Una vez que eran apresados por los dos hermanos, estos hombres, eran devorados en una carnicería horrorosa. Primero les chupaban la sangre para ser descuartizados, quitándoles el corazón para ser comido y por ultimo quemados en una fogata a la luz de Luna . Esto era así , cada noche – vamos, como su trabajo diario-

Esteban, el dueño del pub "Locas Locas", estaba un poco mosqueado con el tema , pues se iba quedando sin personal que le consumiera, y eso no era bueno para el negocio. Los hombres que iban por allí no eran ni vivían en la comarca, eran personas venidas de lejos que buscaban un poco de diversión, por eso nadie en el pueblo echaba en falta a ningún hombre.

Pero el día que Jesús encontró la Espada, a los hermanos les cambió la cara. Estaban en la cama, esta noche se habían acostado y fornicado todos juntos, cuando los cuatro al mismo tiempo temblaron de pánico en el momento justo en que la Espada era sacada del agua por Jesús.

Tan lejos de ellos sintieron la fuerza y el poder de la Espada de Oro y Plata, que entre los vampiros era llamada "LA MATA VAMPIROS", pues parecía echa solo con ese fin.

La espada había desaparecido, según contaba la leyenda, hasta ser encontrada por un alma pura e inocente , que hiciera buen fin de ella y seguir matando vampiros . Pensaron que la Espada no sabría de su existencia , y tampoco, quien la hubiera encontrado. Y se tranquilizaron. No obstante, el miedo era cada vez mas intenso, pues la espada, decía la leyenda, más pronto o más tarde encontraba a todo vampiro que hubiese en el mundo.

Por azar del destino, a los pocos días, la vieja María recibió una carta y un dinero del hijo perdido, el que se fue de casa buscando una vida mejor, y amigos , ¡OHHH, era Esteban!, el dueño de "Locas Locas", que la reclamaba de Españia para ir a vivir con él.

La vieja Maria malvendió las gallinas, la oveja, el cerdo, su cama, la de Jesús, mesas y sillas y sacó suficiente dinero para el pasaje de Jesús, y fueron en busca de Esteban a Españia.

La espada Mata Vampiros la llevaba envuelta con una sábana, bien guardada encima de él, entre su ropa, debajo de la camisa, y no se notaba nada al estar él tan delgado.

Cuando llegaron a Españia quedaron maravillados del calor, del color, del olor, de su campos, de sus mares, de sus montes, de sus ríos y, sobre todo, de la bondad de sus gentes. Por eso pudieron encontrar fácilmente el local, situado al lado del mar Mediterráneo, en un lugar de gran belleza y encanto.

Esteban no sabia si llorar o reír, por el encuentro con su madre. De gran corazón, había estado esperando la oportunidad de traerla a este nuevo mundo donde, trabajando, hay oportunidades para la superación personal .

Y quedó encantado con Jesús, aunque le pareció serio para lo joven que era -ya que podía ser el hermano , que nunca tuvo. Cuando se enteró de la existencia de la Espada de Oro y Plata, quiso verla y Jesús se la enseñó. Esteban no podía creer que tal magnifica joya hubiese estado en el fondo del río y nadie la hubiese visto antes. Impresionado, pero no asustado, sentía como emanaba una fuerza extraordinaria de la Espada, y la quiso tocar.... pero no pudo hacerlo, pues cuando fue a poner las manos sobre la empuñadura, ésta se ladeó sin dejarse tocar. Y así por unas cuantas de veces, a lo cual todos advirtieron que la espada estaba embrujada o era mágica. Por lo que le dijo a Jesús:

- Nunca, nunca, ni de noche ni de día te separes de la Espada mágica. Parece ser tu protección y ¡no dejará que nada malo te pase!.

Desenlace

Una de las noches siguientes que las hermanas , Sandra y Marta , pasaron por el pub, en pos de caza y captura humana, estaba Jesús ayudando a Esteban en el mostrador, cuando Sandra se fijó en él. Le gustó aquel chico, alto, guapo, hermoso, demasiado delgado, pensó, pero así no ofrecería tanta resistencia cuando llegara el momento de hacerlo su esclavo sexual, para que luego, fuese cazado, descuartizado y devorado por sus hermanos, aunque no tenia muy claro que sus hermanos  no abusaran y violaran sexualmente a todos los rehenes que tenían en la mazmorra, sótano de la casona.

El chico, Jesús, también quedó impresionado por la hermosura de la rubia espectacular que era Sandra . La mirada lasciva...pecho abundante, escultural, con unas enormes botas por encima de las rodillas y una falda minúscula, y dos largas piernas que no se acababan nunca..

Mirándole directamente a los ojos parecía que le llamaba a ella : ven, ven a mi ...ven...

Él, soltando los vasos que cayeron al suelo, llamando la atención de Esteban, echó a caminar como sonámbulo hacia ella .

Ha caído en su embrujo, pensó, Esteban , pero no lo consentiré. Maldita Sandra , no te llevarás a mi amigo , ¡porque se que nunca más volveré a verlo!

Esteban echó a correr hasta donde estaba la Espada Mágica, sin acordarse de que la primera vez no pudo siquiera tocarla, para tomarla y dársela a Jesús. Y pareció que la Espada tampoco recordaba que no debía dejarse tocar por nadie más que no fuese persona inocente, y así la pudo sacar del baúl  y desarroparla de tantas sabanas y toallas hasta dejarla libre de todas las fundas que la tenían prisionera.

Cuando por fin pudo tenerla libre, la tomó con las dos manos y la levantó a la luz de la luna que entraba por la ventana, viendo como reflejaba todo su esplendor, de la hoja de plata y la empuñadura, lisa y llana , sólo una cruz la formaba, hecha de oro compacto – él no sabía todavía que era la espada temida por los vampiros, la Mata-Vampiros, por todos temida , y en manos, contaba la leyenda, de un inocente, seria el exterminio de todos los vampiros que hubiesen en el mundo .

Pero lo que nadie sabe, es secreto, que sólo yo lo sé (la autora del libro, Rosa de los Santos, y que de momento no revelaré) es cómo se reproducen los vampiros y aun acabando con todos ellos, siempre y en todos los tiempos vuelven a ser la amenaza, la tortura y la pesadilla de los humanos .

En cuanto la espada quedó libre, los cuatro hermanos temblaron de miedo. Su fuerte de energía les llegaba, muy cercana, entonces supieron que estaba muy cerca cerquisima.

Miguel y Jaime pensaron en huir, aunque sabían que más tarde o más temprano se enfrentarían a la Espada, Mata Vampiros, por lo que decidieron quedarse a luchar contra ella, y la mano que la portara, pues al ser dos tendrían mas posibilidades de ganar, y así esperaron a la llegada de la Espada ...

Mientras, en el pub, Jesús estaba arrodillado a los pies de la rubia Sandra, mientras esta le clavaba en el hombro su tacón de quince centímetros de longitud. Sandra reía y reía, perversa y mala, pensando en las tropelías que iba a hacer con aquel muchacho encantador de mirada inocente..., pero tanto su risa como la de su hermana, que también estaba jugando con otro chico, se les quedó congelada cuando la Espada Mágica salió de entre las telas que la protegía, brillando con fuerza, dejando sentir toda su potencia y energía.

Los chicos parecieron salir de su sueño, pues los vampiros tienen el poder con solo una mirada, sugestionar a aquellos a losque miran con la intención de que caigan en sus brazos .

Jesús, Jesús , llamaba Esteban , toma toma , ¡¡ agarrala !!.

Jesús no entendía nada , pero cuando Esteban le lanzó la Espada a las manos, ésta empezó a moverse sola en sus manos, en dirección a donde estaban las hermanas vampiresas.

Al llegar junto a ellas, las dos, muertas de miedo, Sandra y Marta, utilizaron sus poderes mentales y físicos para intentar entre las dos sugestionar al muchacho. Pero para nada les valieron sus tretas..., la espada volaba, sujetada por las manos de Jesús, en torno a las figuras de las dos hermanas.. que echando fuego por la boca  echaban hacia atrás al chico ….pero la Espada, tirando del chico, se echaba adelante con cada vez más fuerza …, Jesús no debería soltarla si quería ganar la batalla .

Él no sabia eso, sólo su fuerza y su valor, inocente, acabarían dándole la victoria, si era capaz de aguantar la batalla, sino la espada no tendría por sí sola fuerza, decisión y coraje.

Y Jesús tenia todas esas cualidades.

Miró directamente a los ojos de Sandra, esa belleza de mujer, mientras esta se transformaba en vampirisima total con esos enormes colmillos, que todos sabemos que les salen cuando se cabrean , con cara de bruja mala mala , dirigirse volando hacia él, dando la impresión que quería ¡¡ comérselo crudo !!.

Jesús solo tuvo que levantar la Espada , y esta se le clavó directamente en el pecho, a la altura del corazón, y Sandra explotó en el aire, desapareciendo en mil pedacitos...

A su hermana, Marta, la invadió una enorme ira, roja de rabia, con los colmillos hacia afuera, despeinada, parecía un demonio, no la hermosa morena, con esos , mini vestidos, provocativos, que levantaban pasiones por allí por donde pasaba....y ahora parecía un demonio, feo feo … por eso, el chico, no dudó en clavarle la Espada hasta el corazón, al igual, que había hecho con su hermana, explotando en mil pedazos, Marta también.

Por todo lo pasado, los parroquianos enseguida supieron que los hermanos eran vampiros y por eso empujaron a Jesús a la casona, para que acabara con ellos, los dos vampiros hombres.

Llegaron al pie de la casa, y llamaron a los vampiros…, ¡¡¡Miguelll, Jaimeeee, salid malditos, sabemos que sois vampiros y venimos a por vosotros!!!.

Los vampiros, como hombres, no tenían rivalidad en hermosura, como sus hermanas..., pero cuando asomaron por detrás de la casona, parecían dos monstruos, enormes, echando fuego por la boca, rugiendo, con fuerza, oliendo fatal, que solo eso ya echaba para atrás..., pero Jesús, no se iba a dejar asustar, ¡por tan poco!.

Miguel, mas impulsivo, se lanzó contra el chico, el primero, con fuerza y mala leche, pues quiso quitarle la Espada de un golpe, haciéndola caer, y casi lo consigue..., todo el pueblo, se asustó, ¡¡¡ OHHHH !!! se oyó. Pero no lo consiguió.

En la segunda embestida, le quisieron atacar los dos vampiros a la vez, uno por cada lado.

Todo el pueblo estaba asustadizo, no perdían de vista nada de lo que pasaba, cuando Esteban, que también estaba con ellos, les dio una idea para que no atacasen los dos vampiros a la vez.... coger piedras del suelo y distraer al vampiro, que estaba mas cercano echándoselas encima. ¡Y así lo hicieron todos! , distrayendo por unos momentos al vampiro Jaime, mientras Miguel, lo volvía a intentar el solo .

Miguel, ciego de rabia, no se dio cuenta que iba directo a la muerte, pues en cuanto Jesús levanto la Espada, esta fue directa al corazón del vampiro. Al momento explotó, convirtiéndose en polvo, como sus hermanas, antes que él ...

Solo quedaba, Jaime, que viéndose solo, muertos su hermanos, quedo un momento parado, y todos vieron como si unas gotas cayeran de sus ojos..., que le cegaron de tal manera, no viendo, que Jesús iba directo hacia el, dándole un golpe certero en medio del corazón, y con un horrible grito, salto en mil pedazos .

Todo el pueblo aplaudía y gritaba de contento, pues así, nadie, ¡¡nunca más en Españia echaría en falta a un familiar!!.

Nadie echó en falta a los vampiros salvo los más calenturientos del lugar, pensando en las hermanas, ¡claro!.

María, Jesús y Esteban, hoy regentan uno de los mayores complejos hoteleros de la costa Mediterránea, donde son felices y preparan perdices para sus clientes.

La Espada Mata-Vampiros está expuesta en medio del salón comedor, donde luce en todo su esplendor sin miedo a que la roben, pues, en cuanto lo intentan, la Espada Mágica se ladea sin que haya manera de que nadie la pueda coger. Y todos piensan que tiene truco la Espada Mata -Vampiros-, excepto los del pueblo, que conocen perfectamente la historia como me la sé yo .

Y así quedaremos hasta que una nueva horda de vampiros ataque a la estabilidad de la humanidad y se tenga que echar mano de la la Espada Mata Vampiros.

Moraleja: Muerto el Vampiro se acabo la orgía.

LOS VOTOS:

karol_punknotdead dijo...
SAGA Mata vampiros Un beso Rosa soy Carolina
Ana Sánchez Chamorro dijo...
Saga:Mata Vampiros. Un saludo Rosa.Soy Ana
Sheila dijo...
soi sheila,rosa mui bueno saga mata vampiros la mejor

****************************************************************************

HADA FITIPALDI:           http://besosvoraces.blogspot.com/


"NOCHE DE CAZA" (1 pto.)


La mandíbula le temblaba visiblemente. Podía paladear el miedo en la boca, seca y muy amarga. Se mantenía inmóvil para que aquél depredador no la encontrara, ayudada por el terror paralizante que sentía.

Aquel ser era un animal, estaba en plena caza, y la presa era ella. Una presa dulce como la miel, y que aquella noche saciaría a Rivanok por completo. Laura se escondía en el hueco lateral entre la pared y un enorme armario de madera. Se encontraba en una casa muy antigua, el aire estaba viciado y lleno de polvo.

Se obligó a no respirar profundamente, porque seguramente llegaría a estornudar. Aquel caserón era lo primero que había encontrado cuando detectó la presencia de aquel ser en la calle. Por algún extraño motivo, Laura era capaz de sentir la naturaleza de las personas. Con solo estar cerca de ellas, podía determinar cual era la emoción que las impulsaba en cada momento. Y en aquel ser lo había captado claramente, lo movía el deseo. Pero no un deseo puro y limpio, uno descarnado y tan potente como nunca antes había sentido ninguna otra emoción.

- Pequeña sé que estás aquí- Rivanok inhaló fuertemente el aire-, puedo oler tu miedo… y tu dulce sangre.

Laura dejó de respirar, sintió como su mente se iba llenando de bruma. No podía desmayarse, se dio un fuerte pellizco en el brazo para mantenerse consciente. Deseó fervientemente morir en ese momento, antes que seguir agonizando con aquella espera, que seguro también le conduciría a la muerte. Se movió un poco intentando calcular lo que tardaría en alcanzar la puerta que tenía en frente, que conducía a un jardín. El ser no había llegado aún a la habitación, así que decidió arriesgarse. Inhaló con fuerza y salió a la carrera hacia la cristalera que le llevaría a su libertad. Cogió el tirador de la puerta que conducía al jardín y tiró de él. La puerta cedió y se abrió en su dirección, una sonrisa empezó a abrirse paso en los labios de Laura. Pero de pronto, una mano fuerte y grande, se estampó por encima de las suyas en la puerta y la cerró de golpe. Esa misma mano, la cogió con rapidez y sorprendente delicadeza de ambas muñecas, haciendo a Laura girarse y ponerse cara a cara con su perseguidor. Le dejó los brazos por encima de la cabeza, y acercó su cuerpo a centímetros del de la chica. Laura levantó la rodilla con todas las fuerzas que pudo reunir, clavándosela en los genitales a su futuro asesino. Rivanok soltó un suspiró de indignación pero no soltó a su presa.

- Niñata consentida…- la miró con lascivia, pensó que aquella chica era realmente preciosa- , ¿es que ahora no os enseñan a presentaros a los desconocidos?

Rivanok cogió a Laura fuertemente de la mandíbula y posó sus gruesos labios sobre los de ella. Los presionó ligeramente, soportando el rechazo de la chica, y con sus afilados incisivos le mordió el labio inferior suavemente. Se separó de ella, y mirándola a los ojos, le lamió muy despacio la gota de sangre resultante del pequeño roce de sus colmillos. Laura no podía apartar la mirada de esos ojos negros como una noche sin estrellas, penetrantes, mientras chupaba descarado su sangre. Sin duda era un vampiro, nunca había estado frente a uno, pero la habían formado para detectarlos. Aquel hombre, de mirada oscura y misteriosa, con ese halo de poderoso deseo a su alrededor, y un cuerpo duro y escultural no podía ser otras cosa.

Rivanok la miró durante unos segundos, y sin liberar sus muñecas, posó su mano libre en el muslo de Laura.

Comenzó a ascender muy lentamente, estimulando cada terminación nerviosa, hasta llegar a su nalga. Con su amplia mano, la abarcó por completo y presionó con fuerza. Laura gimió frustrada, odiaba la dilación de aquel momento angustioso, pero a su vez, no podía obviar aquella poderosa caricia.

Rivanok volvió a acercar su boca a los labios de Laura, esta vez para lamer con la punta de la lengua primero el inferior y después el superior. Laura dejó entreabiertos los labios de manera inconsciente, y el vampiro aprovechó para introducir la lengua en el interior de su boca, buscando la de su presa con anhelo.

Cuando la encontró, la acarició y succionó, y una vez saciado, se despegó de su boca y fue acariciando con los labios la piel de Laura, desde la mandíbula hasta el hueco de su cuello. El cuerpo de la chica se tornó más flojo, más caliente, estaba cayendo bajo el influjo del depredador, ¿cuándo acabaría esa dulce tortura?

Supo que sus súplicas habían sido atendidas, cuando la sujeción del vampiro se debilitó. Rivanok se la quedó mirando durante unos segundos, con un destello de sorpresa y orgullo en su mirada, esa pequeña delicia había conseguido engañarle. Acto seguido se desplomó ante Laura, con una flecha de madera clavada en su espalda.

- ¿Estás bien, Laura?- Aitor se dirigió hacia ella corriendo, con un gesto de preocupación en su rostro- ¿te ha llegado a morder?.

- No…, creo que estoy bien- Laura estaba desconcertada-. ¿Lo has matado?.

- No, ojalá pudiera, pero lo necesitamos vivo para que cante donde están los demás de su clan- Aitor seguía dando vueltas alrededor de Laura, y tocando su cuerpo, para comprobar que no estuviera herida-. Ha estado muy cerca, siento haberte dejado sola.

- No te preocupes, creo que no me quería matar.

- ¿De qué hablas?- susurró Aitor con tono furibundo- Ya sabes que los vampiros son unos salvajes, unos sucios bastardos que nos dedicamos a aniquilar.

- Lo sé, pero me imaginaba algo más fiero- se notaba la inseguridad en la voz de la chica- . Hay mucho de humano en ellos.

- Mira, es normal que estés aturdida- cortó Aitor tajante. Su tono era frío, el de un cazador de vampiros con años de experiencia-, pero yo los conozco bien, y tú estarías muerta si no llego a venir. No les busques el lado bueno, no lo tienen.

Y con esas palabras, Aitor cargó a Rivanok al hombro, y salió de aquella lúgubre mansión. Laura lo siguió hasta la furgoneta en la que habían venido, aquella misma que la recogió hacia ya cinco años. En aquella ocasión ella tenía doce años, y sus padres le descubrieron que ella pertenecía a un linaje ancestral de cazadores de vampiros, y que tendría que formarse para luchar contra ellos. Aquella había sido su primera noche de caza, y había conseguido atrapar a uno. Todos en la academia de cazadores estarían impresionados, pero ella no se sentía bien, ¿por qué? Miró de reojo el cuerpo de Rivanok mientras lo metían en la furgoneta, y recordó al fijarse en sus manos, la forma que había tenido de acariciarla. Se forzó en no pensar en ello, aquel ser era un asesino. Pero también era cierto que Aitor no lo era menos, bajo sus manos habían muerto cientos de vampiros, ¿estaría justificada aquella caza indiscriminada, o habría algún misterio detrás de la misma?.

Se acomodó en el asiento del copiloto, mientras Aitor ponía en marcha la furgoneta. El cuerpo del vampiro traqueteaba dando bandazos en la parte trasera de la misma. Al día siguiente llevarían a cabo su interrogatorio, y si era posible, ella se encargaría de realizarlo. Laura Boniet no era una chica que se amilanara ante nada, y le gustaba la verdad. Lucharía por ella, pensó, mientras miraba el cuerpo del vampiro, por la rejilla que lo separaba de él, con curiosidad. Su primera noche de caza había sido un éxito, pero no podía ignorar la sensación de que una llama había empezado a arder en su interior, muy sutilmente, pero podía sentir sus cosquillas.

EL VOTO:

Judith dijo...
Hola!! están todos muy buenos y es muy difícil elegir, me gustan varios pero me quedo con NOCHE DE CAZA !! suerte a todos !! besos ^ ^

***************************************************************************



13 comentarios:

  1. Hola bella!!! gracias por avisarme :D ahora cuando tenga un tiempito me pongo a leer ;) si mis nenes por fin se duermen!!!
    DIOS!! jajajaja
    saludos y un besote :D

    ResponderEliminar
  2. Hola Dulce como vas mi voto es para soy un arma. Aunque todas son muy buenas. Te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
  3. Bueno ya estoy lista para dar mi voto, hay muy buenas historias pero, me gusto en especial "soy un arma". Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno, la historia que me gustó más entre todas es la de "luna sangrienta", así que mi voto es por esa historia.

    ResponderEliminar
  5. Hola!! están todos muy buenos y es muy difícil elegir, me gustan varios pero me quedo con NOCHE DE CAZA !!
    suerte a todos !!
    besos ^ ^

    ResponderEliminar
  6. SAGA Mata vampiros Un beso Rosa soy Carolina

    ResponderEliminar
  7. buenas me gustaria votar al relato llamado una si es posible salduos!!!

    ResponderEliminar
  8. Muy buenas.
    Yo voto por Una.
    Saludos y suerte

    ResponderEliminar
  9. mmmm muy buenas historias mmmm me quedo con David y Sophie me gusto mucho !!
    mucha suerte a todos !!
    besotess

    ResponderEliminar
  10. soi sheila,rosa mui bueno saga mata vampiros la mejor

    ResponderEliminar

ir arriba dietas para adelgazar